fbpx
Gimnasio Mendoza

Los descansos en el gym: claves como los esfuerzos

Respetar los descansos y las horas de sueño es tan importante para el gym como el tiempo que le dedicamos cuando estamos en plena sesión en el gimnasio.

Por eso, los planes con ejercicio por grupos musculares, los descansos día por medio y dormir al menos siete horas cada día, son reglas básicas para que nuestro cuerpo progrese exitosamente.

Es muy normal empezar el gimnasio con gran entusiasmo, dedicación y entrega y querer ir todos los días para avanzar rápidamente. Sin embargo, no es aconsejable si no hay un plan previamente diseñado.

Los músculos que se someten a ejercicios necesitan, si o si, 24 horas de descanso para recuperarse. Lo que sucede en la práctica, es que el músculo está haciendo fuerza. Ahí es donde aparece el volumen muscular porque por cierta cantidad de fuerza realizada, nuestro cuerpo necesitará reorganizar fibras más fuertes y más grandes para poder realizar ese esfuerzo nuevamente.

Este proceso es completamente natural y es así como la biología de nuestro cuerpo se ha desarrollado en el ecosistema para adaptarse a los estímulos más exigentes.

Forzar un músculo fatigado y trabajar sobre fibras que aún no se han recompuesto, implica serio riesgo de lesiones y consecuencias en el rendimiento general, ya que, al no ser igual la tensión muscular, puede impactar, por ejemplo, de modo negativo en los ligamentos.

Por lo tanto, la primera regla es que todo músculo trabajado necesita como mínimo, 24 horas de descanso. Esto no evita ir al gimnasio todos los días, si hay un plan para ello. Ese plan, diseñado por los profesores, puede realizarse si cada día se trabajan distintos grupos musculares, que siempre respetarán ese día de descanso necesario.

Dependerá también de como esté nuestro cuerpo y su capacidad de adaptación, lo que exige un seguimiento personalizado. Una vez más los profesores son claves.

Cuidar el sueño, es la cereza del postre, sin la cual el postre no sería postre. Dormir la cantidad de horas necesarias es crucial para que nuestra dedicación y entrega en el gym se replique en los progresos que estamos buscando.

No dormir al menos siete horas, complica la recuperación muscular porque es el momento en que el músculo se relaja y se activan los procesos químicos que disparan el acomodamiento de las fibras, que serán más fuertes y nos permitirán hacer más.

Por suerte, el gimnasio nos insume la suficiente cantidad de energía como para predisponernos al final del día, al descanso reparador. Por eso, no te olvides, aun cuando dormís, estás trabajando para alcanzar tus metas en el gym.

Godoy Cruz Gimnasio

Mendoza Gimnasio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba